Metalización con cinc y con cinc-aluminio

¿Por qué utilizamos cinc?

El cinc protege de diferentes maneras:

  • como la pintura y la galvanización, el cinc crea una capa de protección;
  • a continuación, el cinc se oxida y crea una capa de plátina que proporciona una protección adicional;
  • el cinc y el cinc-aluminio tienen, además, otra ventaja: el cinc proporciona una protección catódica; esto significa que cuando la capa de revestimiento se deteriora hasta el acero, el cinc se sacrifica y evita así la corrosión del acero.

Más información: protección con cinc

¿Por qué utilizamos cinc-aluminio?

Un revestimiento de metalización con cinc-aluminio combina las ventajas de los dos metales.

El cinc-aluminio mantiene la protección catódica del cinc, pero, gracias al aluminio añadido, proporciona una estabilidad química superior en entornos agresivos.

Ventajas de la metalización con cinc-aluminio frente al cinc puro:

  • protección anticorrosión más duradera que con cinc puro (prueba de calima de sal según la norma ISO 9227 y prueba SO2 según la norma ISO 6988);
  • más económico:
    • para la misma superficie tratada y el mismo grosor de revestimiento, se utiliza aproximadamente un 30 % menos de alambre. Eso se debe a un volumen mucho menor de residuo de metalización,
    • una mayor rapidez de cobertura y, por lo tanto, menos costes laborales por m²,
    • unos gastos totales considerablemente más bajos para la metalización de 1 m² que con cinc puro;
  • más agradable para el metalizador: el volumen de residuos de metalización es menor, por lo que hay menos polvo en la cabina.

Más información: protección con cinc-aluminio

Sellado y sistema doble

Para aumentar la resistencia a la corrosión, tras el revestimiento mediante metalización con cinc o cinc-aluminio, a menudo, se aplica una capa de sellado o sistema de lacado, el sistema doble.

  • Es adecuada la laca a base de acrilato, epoxi y resina poliuretana. Consulte las especificaciones del fabricante para conocer el material adecuado en una aplicación determinada.
  • La laca a base de resina alquídica de secado al aire es menos adecuada para revestimientos de cinc. Tiende a crear burbujas o a desconcharse.
  • En revestimientos por metalización con cinc y cinc-aluminio, con la primera capa de sellado se cierran los poros al máximo posible. Hay que diluir la pintura para que pueda penetrar bien en los poros. Por la penetración, la capa de sellado no contribuye al grosor total del sistema doble.
  • Para evitar la acumulación de óxidos u otra contaminación en los poros del revestimiento de metalización, la capa de sellado se debe aplicar inmediatamente tras la metalización, en general, en un plazo de 4 horas. Este tiempo depende de las circunstancias atmosféricas y se debe ejecutar, en cualquier caso, antes de que se produzca condensación.

Consejos técnicos

Aumente su conocimiento

Contact

Entrer en contact nous aide bien souvent à mieux vous comprendre

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en línea.
Si desea más información, consulte nuestra política de privacidad